Buenos Aires (da 4)

Hoy el da comenz ms o menos tarde porque ayer salimos un momento a conocer la vida nocturna Bonaerense. En resumen, nada del otro mundo, salvo la proporcin de hombres-mujeres en el antro. Haba como 5 tuercas por cada tornillo (si y todas como muequitas).
En fin, el domingo es de ftbol (escrito en argentino). En los hoteles te ofrecen un paquete para que vayas al estadio perfectamente resguardado y a lugares con una excelente ubicacin respecto de la cancha. El costo es de unos 43 dlares americanos e incluye el traslado del hotel al estadio y de regreso, entrada al partido en plateas preferentes a nivel de palco, gua en espaol y acreditacin de periodista extranjero para salir pronto del estadio.
Si creen que en Mxico somos apasionados con los partidos de soccer, han vivido en el error. Ni el clsico de Televisa Amrica-Chivas tiene un impacto como el partido al que asist. La cita era a las 4 de la tarde. Los contendientes: River Plate contra Independiente. Las porras hacen que verdaderamente se prenda la gente y se desborde la pasin. Si alguna vez han tenido la oportunidad de ver a “La Perra Brava”, magnifquenla 5 veces y podrn alcanzar algo cercano a lo que me toc vivir en el estadio del River.
Desde antes de comenzar el partido hasta que termin, la porra no dej de cantar y vitorear a su equipo. Cuando digo no par me refiero a ms de 100 minutos de incansable vitoreo.
Terminando el partido fuimos a casa de nuestro buen amigo [Ariel](http://www.arielvercelli.org) a beber un poco de tequila y disfrutar de un helado de “dulce de leche” (mejor conocido como cajeta) que no tena origen. Que cosa ms deliciosa.
Ah, entre tequila y helado, vimos el partido de la Sub-17 en donde por primera vez Mxico se coron campen en un mundial de soccer. Los influjos del helado hicieron que nuestra felicidad fuera mxima.
Regresando a lo vivido en el estadio, ocurri un fenmeno que me pareci irracional. En el medio tiempo y poco antes de finalizar el juego, se escucharon anuncios por el sonido local anunciando que los simpatizantes del River Plate deban permanecer hasta cuando menos 25 minutos despus de terminado el partido. As pues, lleg el momento de irnos y para nuestra sorpresa, las puertas estaban cerradas. Yo no s si all no han tenido tragedias estilo C.U. en donde ha muerto gente en los tneles por tener puertas cerradas, lo que si s es que, desde mi punto de vista, al tomar esas medidas nos ponen en riesgo como espectadores. Es comprensible que quieran evitar las rias entre las porras de los dos equipos, sin embargo, dejar, literalmente, encerrada a la gente en el estadio, no creo que sea la solucin ms adecuada.
Al final esto sirve para reflexionar sobre las pasiones mal encaminadas que nos llevan a extremos que no deben ser. Despus de todo, se trata solo de un juego.